La UNODC presentó el Informe de la destrucción de drogas incautadas en Bolivia correspondiente a 2018

La Paz, 25 de enero de 2019 (Naciones Unidas).- El Representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por su sigla en inglés) en Bolivia, Thierry Rostan, presentó hoy los hallazgos principales del acompañamiento de la UNODC al proceso de incineración/destrucción de drogas ilegales incautadas en el país durante la gestión 2018, reconociendo el trabajo de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) y del Ministerio Público.

La UNODC valida la información de la incineración/destrucción de drogas ilegales en Bolivia en el marco de su Programa de Apoyo a la Implementación del Plan de Acción de la Estrategia de Lucha contra el Narcotráfico y Reducción de Cultivos Excedentarios de Coca del Estado Plurinacional de Bolivia, financiado por la Unión Europea y Dinamarca.

Durante 2018, la FELCN y el Ministerio Público realizaron 565 actos de incineración/destrucción de drogas ilegales, un 6% más que en 2017 cuando se efectuaron 533 actos. En 2018, la UNODC participó en 208 actos de incineración/destrucción de drogas ilegales, equivalentes a un 37% del total de estos actos.

En 2018, la FELCN conjuntamente el Ministerio Público incautaron 10.483 kg de cocaína base, 7.592 kg de clorhidrato de cocaína y 8.584 kg de marihuana para expendio. El Representante de la UNODC en Bolivia destacó que en 2018 se incrementó en un 95% la incautación e incineración/destrucción de clorhidrato de cocaína en comparación a 2017, cuando se incautaron 3.884 kg. Precisó que la UNODC participó en la incineración/destrucción del 62% de cocaína base (6.532 kg), 72% del clorhidrato de cocaína (5.441 kg) y 68% de marihuana para expendio (5.799 kg).

Entre los hallazgos del trabajo realizado durante 2018, la UNODC señaló que la mayor actividad de narcotráfico se registró en los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz (al igual que en 2017). La UNODC registró el aumento en la destrucción de laboratorios de cristalización de cocaína base de 36 en 2017 a 48 en 2018 (31%) y el incremento en la destrucción de plantíos de marihuana de 197 toneladas en 2017 a 231 en 2018 (18%).

La UNODC en Bolivia participa en la incineración/destrucción de drogas incautadas en el territorio nacional en calidad de observador, verificando la incineración/destrucción de drogas ilegales desde el momento de su salida de salas de evidencia hasta su incineración/destrucción en campo, fortaleciendo la confianza nacional e internacional en las instituciones responsables de la incineración/destrucción de drogas ilegales.

La UNODC constató la implementación de algunas recomendaciones realizadas en gestiones pasadas, como la renovación parcial del parque automotor de la FELCN (efectuada con recursos de la Unión Europea), y destacó por segundo año consecutivo la necesidad de comprar pruebas de campo para su aplicación antes de los actos de incineración/destrucción de drogas ilegales. También, recomendó la realización de estudios para determinar el país de origen de la cocaína base incautada en Bolivia. Debido al aumento de la producción de clorhidrato de cocaína, la UNODC recomendó un mayor control en el tráfico de precursores y sustancias químicas.

Thierry Rostan agradeció a la Unión Europeay al Reino de Dinamarcapor el apoyo a la UNODC en la validación de la información de la incineración/destrucción de drogas ilegales, como parte de la lucha contra el narcotráfico que realiza el gobierno boliviano, y en la capacitación de funcionarios de las entidades involucradas en la identificación, incautación y destrucción de drogas, incluyendo drogas de síntesis y nuevas sustancias psicoactivas.